La justicia reconoce a la plantilla subrogada de la empresa de limpieza CICUE sus derechos consolidados

Desde UGT se recurrieron todas las sanciones a los delegados de personal y se interpuso seguidamente conflicto colectivo, reclamando la reposición de todos los derechos, incluso el de la Cesta de Navidad.

La Empresa CICUE Servicios Auxiliares, subcontratada por DERETIL SA para prestar el servicio de limpieza en el Centro de trabajo de DERETIL ubicado en Villaricos, sustituyó a la Mercantil Gares Almería SL subrogando a todos los trabajadores que Gares tenía en plantilla en ese momento. La subrogación es el cambio del empleador y no permite que el trabajador pierda derechos consolidados, como el salario o la antigüedad. Así pues el nuevo empleador debe respetar todos los derechos laborales de los trabajadores que ha subrogado.

Desde este momento se originó un clima de conflictividad en la relación entre CICUE y sus trabajadores y trabajadoras. La empresa sancionó a los delegados de personal, y se negaba a cumplir algunos derechos adquiridos por éstos. Se llegaron a realizar dos jornadas de paro y una huelga, que se saldó con un acuerdo in extremis en el Servicio Extrajudicial de Conflictos laborales (SERCLA).

Desde UGT se recurrieron todas las sanciones a los delegados de personal y se interpuso seguidamente conflicto colectivo, reclamando la reposición de todos los derechos, incluso el de la Cesta de Navidad.El juzgado de lo Social nº 3 de Almería ha reconocido el Derecho de todos los trabajadores de la empresa demandada, CICUE Servicios Auxiliares, que prestan sus servicios en el Centro de trabajo de la empresa DERETIL ubicado en Villaricos a percibir una cesta de Navidad todos los años en el mes de diciembre valorada en 15 euros aproximadamente y de entregar igualmente la cesta correspondiente a los años 2017 y 2018.

Desde UGT manifestamos nuestro compromiso continuo para velar por el reconocimiento de los derechos de los trabajadores y trabajadoras y ponemos en tela de juicio “el proceder ruin y miserable de aquellos empresarios faltos de diálogo y obstinados en menoscabar continuamente los derechos laborales”.