La subcontratación y la subrogación de trabajadores están siendo instrumentalizadas para reducir costes y laminar las condiciones laborales

UGT ha elaborado el informe “Subcontratación y subrogación en los sectores de FeSMC-UGT” para denunciar cómo las empresas, y también algunas decisiones judiciales, están bastardeando la naturaleza de ambos conceptos (subrogación y subcontratación), aplicándolos en perjuicio de los trabajadores y las trabajadoras.

El fenómeno de la subcontratación ha dejado de constituir un proceso de externalización productiva para convertirse en una mera fórmula de reducción de costes laborales fijos, soslayando la normativa convencional y propiciando, por tanto, una merma de las condiciones laborales de las trabajadoras y los trabajadores de las contratas y subcontratas.

Para UGT es fundamental garantizar las condiciones laborales de las personas trabajadoras externalizadas o subcontratadas a través de la aplicación del convenio sectorial de la actividad ejecutada o, en su caso, el de la empresa en la que presten los servicios, si fuera más beneficioso.

Habría que definir qué se entiende por la “propia actividad” y qué actividades son susceptibles de ser externalizadas, ampliando los derechos de información y participación de la Representación Legal de los Trabajadores (RLT) en materia de subcontratación, así como reforzando las competencias de la comisión paritaria en esta materia.

Además, la Administración pública debe contratar empresas que respeten las condiciones laborales de las personas trabajadoras y que, durante la vigencia de los contratos públicos, se rescinda el contrato con las empresas adjudicatarias si no cumplen con los derechos laborales y sociales de dichas personas.

Actuales problemas en el ámbito de la subrogación

Respecto a la subrogación, el objetivo de UGT pasa por garantizar la continuidad del empleo y de las condiciones laborales que venían disfrutando las personas trabajadoras mediante la aplicación del mismo convenio colectivo. En este sentido, la mayoría de los convenios han tratado de desarrollar este artículo adaptándolo a la idiosincrasia de cada sector de actividad.

No obstante, ante el cambio jurisprudencial que se ha producido con las sentencias del Tribunal Supremo de 27/09/2018 y 24/10/2018 a raíz de la sentencia del TJUE de 11/07/2018 (C-60/17, asunto Somoza Hermo), dando prioridad a la subrogación prevista en el Estatuto de los Trabajadores (ET) sobre la dispuesta en el convenio colectivo, se nos plantean varios problemas:

  • Los empresarios no querrán pactar cláusulas de subrogación si tienen que reconocer las deudas contraídas por las empresas anteriores
  • Se pueden producir impugnaciones por ilegalidad de las cláusulas de sucesión convencional que limitan la aplicación del art. 44 ET.
  • Se pueden quedan desiertos determinados concursos públicos porque las empresas no estén dispuestas a asumir las deudas de las anteriores, entre otras cuestiones.

Propuestas de UGT

Por un lado, resulta urgente acometer una reforma legislativa que otorgue seguridad jurídica a la figura de la subrogación en nuestros convenios colectivos. Por ejemplo, a través de un reglamento que desarrolle la ley de contratos del sector público que ofrezca una garantía tanto a las personas trabajadoras como a las empresas que licitan servicios públicos.

Por otra parte, y a través de la negociación colectiva, tendremos que generar nuevos mecanismos correctores para garantizar esa seguridad jurídica, como, por ejemplo, en cláusulas que permitan conocer a las empresas que concurren en una licitación, con total transparencia y seguridad, cuál es la situación real y actual de la empresa que viene prestando el servicio en cuanto a las posibles deudas salariales y de Seguridad Social.

Por último, el informe se cierra con dos anexos, donde se expone un resumen de todas las cláusulas de subcontratación y subrogación suscritas en nuestros convenios colectivos sectoriales estatales, así como una estimación del número de personas trabajadoras subcontratadas en los sectores de la federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT, que podríamos cifrar en 2,3 millones de personas que trabajan todos los días, o de forma habitual, en las instalaciones de los clientes.

Aquí puedes leer el informe completo: Subcontratación y subrogación en los sectores de FeSMCUGT Septiembre 2019